Wednesday, April 04, 2007

Semana Placebo

En algún momento pensé que no había algo más gratificante que confirmar un buen rumor, ahora sé que es mejor lograr los planes que se trazan desde el momento en que aquellos rumores le dan cierta alegría e incertidumbre a tu vida.

Ahora mismo no recuerdo el día exacto en que supe que Placebo venía a Monterrey, entonces lo vi como si se tratara de una fecha más del tour en el extranjero, para llegar allá me pareció que tendría que atravesar un mundo. Luego vinieron las confirmaciones de dos fechas en el D.F. y una más en Guadalajara, a esto se agregó una fecha para firmar discos y un concierto privado, una serie de eventos que en total, cubrirían un semana entera llena de pretextos para faltar a las labores cotidianas, planes inmediatos para conseguir dinero y una decena de amigos que siempre están dispuestos a ayudar.

Lunes

Doce de marzo, cinco de la tarde. No fui de quienes se quedaron una noche antes a la espera del otro día, el mismo lunes salí de casa con el cielo aún oscuro y por más que apresuré el paso, mi reloj marcó las 7:45 cuando me coloqué tras el último de la fila, di dos pasos bajo la banqueta y conté un total de 79 almas madrugadoras, entre ellas Mariana.

Teníamos que estar dentro de los primeros 200 para alcanzar una de las firmas, respiré aliviada de contarme entre ellos. Conforme avanzó el día fui a dar a lado de Marianita, quien era la número 10 de la fila, pasamos una mañana emocionante pues además de todo, teníamos un par de boletos para lanzarnos al Acústico en punto de la una de la tarde. ¿Cómo es que conseguí esos boletos? Aquí viene la historia.

El jueves antes de ‘La semana de Placebo’, Xóchitl (una amiga a la que quiero montones y que tras casi 4 años de leernos a través de la ventana del msn he podido considerar una persona importante en mi vida, fue la responsable de mi gusto por Placebo y el motivo principal para decidirme a viajar 8 horas en autobús), me dijo que en Telehit anunciaban el concierto privado y regalaban pases para él, ella envió instantáneamente un correo electrónico con mis datos. Para la noche de ese mismo día, en la bandeja de entrada de mi Yahoo me avisaban que era ganadora de un par de boletos. Los ocupamos Mariana y yo.

La tienda Mix Up abrió sus puertas alrededor de las 11 de la mañana, conforme adquirías una de las ediciones del Meds te colocaban un brazalete en la muñeca que te hacía acreedor al derecho de tener firmado tu disco por la banda. Una vez con el brazalete puesto, tomamos un taxi pata trasladarnos a una fila más, esta vez a la que se ubicaba a las afueras del Polyforum Siqueiros, donde en un par de horas, según lo anunciado, se haría el concierto acústico de Placebo.

A las 2 de la tarde todavía no se veían intenciones de los organizadores por hacernos pasar, aunque bien nos avisaron que Brian, Steve y Stef ya habían llegado y atendían algunos asuntos con la prensa. Recogieron nuestros celulares, cámaras fotográficas y todo intento multimedia de inmortalizar momentos y después de firmar un documento donde cedíamos el derecho de usar nuestra imagen (ha ha) pasamos muy ordenados tras los familiares, primos, compadres y mejores amigos, los ‘invitados especiales’, es decir, esa gente que siempre llega tarde pero entra antes que todos.

Una vez dentro, nos colocamos en los dos primeros asientos de vista al pasillo y a tres filas de distancia de un micrófono, adivinamos que sería el de Molko, por tratarse de un micro de baja estatura (¡Ja!) y por la ubicación de los instrumentos. Entre cables adheridos con cinta, vimos dos hojas blancas pegadas al piso, las letras con marcador grueso de aquellas hojas enlistaban el set list preparado, ésta es la reproducción más fiel que se puede hacer en la computadora de las canciones indicadas:

Because
Meds
Teenage (Tardamos en leer ésta)
Jackie
-------
Every You
Song To Say

Le advertí a Mariana que con Every You tendría serios problemas por contener mi emoción, pero la verdad es que me comporté bastante a lo largo del concierto. El ambiente invitó en todo momento a disfrutarlos de una manera muy íntima, sin algún sonido que distrajera la atención de tus oídos a la atinada ejecución de los instrumentos ni tus ojos de aquella manera de Brian al interpretar las 7 canciones (contando la repetición de Jackie), esa manera a la que no le encuentro un adjetivo digno.

Salieron por una puerta en la parte trasera de un escenario circular, no tuve la fortuna de apreciar a Steve por que una cámara de televisión obstruía mi línea visual, pero no fue muy necesario, ocurrió que por primera vez en mi vida, me dediqué a admirar el esplendor de Molko, por lo general disfruto de ver en acción a Stefan ‘mi favorito’, simplemente esta vez Brian cautivó todo de mi.

Muy comportaditos, los (calculo yo) 200 presentes, permanecimos sentados en las butacas, coreando disimuladamente Because I Want You que, para la parte donde Molko exterioriza toda su energía y capacidad vocal, nos permitimos acompañarle con toda esa alegría de ser parte de algo tan especial. Me emocionó oír en vivo esa versión unplugged, me emocionó sentir la emoción de mi compañera de aventura, me emocionó sentirme emocionada como hacía tiempo no pasaba.

Para cuando se dejó escuchar Meds, la energía de los presentes se hizo más evidente, algunas palmas y los acompañamientos vocales bastante deficientes de la audiencia, cómico como siempre escuchar de fondo las voces de todos los que nos unimos por un sentimiento similar aunque esta vez, el eterno coro improvisado me parecía un susurro. La parte final de la canción fue cedida al público por Molko, elevó su ceja derecha y la mirada que nos lanzó, entre traviesa y permisible me causó una sonrisa por saberlo sin obligaciones, por saber que estaba ahí entregando su arte y disfrutándolo de verdad, entonces, tras aquella mirada que lo hizo parecer tan feliz, sentí como nunca el verso que concluye trying my best not no forget… definitivamente, no me podía ir mejor.

Con Teenage Angst no pude evitar sentirme tan comprendida como cuando viajo en el transporte colectivo con mi par de audífonos y la voz de Brian me toca el fondo del alma al decir ‘Since i was born i started to decay’, de nuevo esa sensación pero multiplicada por millones, la certeza de sentirme entre la desgracia y la resignación pero con todo ello, disfrutando de escucharme a través de otro. Con esta canción removieron la nostalgia del viejo Placebo, según mi parecer como seguidora ‘new school’ de la banda.

Jackie fue la que siguió, puedo señalar que fue mi previo conocimiento sobre el setlist lo que no me hizo parte del sorpresivo alarido colectivo, todos gritaron emocionados, con ese tono de cuando te asalta una gratificante sorpresa. Yo permanecí sentada, recuerdo mis dedos unidos sobre mis piernas, como paralizada, aferrada a congelar el momento en que Molko hacía con esa interpretación magia pura. Un torrente de emociones viajaba en mi interior, estaba feliz, gozando el momento y con ello me nacían unas enormes ganas por cerrar los ojos, encerrarme en mí con esa voz de fondo, sin embargo permanecí observando ese par de botas vaqueras que soportan el diminuto cuerpo de ese tipo tan imponente. Y en cuanto terminó, un par de miradas entre Brian y Stef, algunas indicaciones y el final anuncio de Stef sobre que se repetía la canción y que estábamos de suerte, no se equivocó, fue toda una suerte, de las mejores.

Se fueron para regresar en segundos con Every you, Every me, no estoy segura, pero a mi parecer omitieron una parte de la letra, la que suelo disfrutar más, aquello de sentirse orgulloso por ser egoísta y cruel y siempre encontrar a quien hacer daño, aquella proyección de mi yo interior que ruega por invertir los papeles, por ser el victimario y no la víctima pensándome capaz de mandar todo al infierno. Perdonen el atrevimiento de invitarlos a mi drama cotidiano, sigo con la reseña del concierto acústico.

Terminaron con la canción que tenían que terminar, Song To Say 'adiós' ja, apareció entonces una suerte de frenética emoción, de pie, todos coreamos y aplaudimos, yo, con Mariana a lado, me olvidé de lo ridícula que puedo ser bailando y me dejé llevar, ahora que lo pienso mi coreografía bien pudo ser parte de un coro de iglesia cristiana (ja ja).

Para cuando Alejandro Franco nos dio las gracias por participar en su nuevo programa, avisó que sería televisado por canal 4 un domingo próximo pero que antes, la grabación sería parte de un especial de Telehit. Ahora que llega la resaca emocional, el ¿y ahora qué? puedo decir que disfrutarlos tan expuestos, sin más armas que su infinito talento, fue un auténtico lujo que no cambio por nada, ni por lo que le siguió…

Regresamos a la fila de los autógrafos, no sé la hora exacta pero cuando bajamos del taxi, el cielo amenazaba con llover, recordé que no había comido más que una manzana y aquellos chocolatitos que Mariana compró en el Sanborns, comí algo más y esperé la hora de ver firmado el disco. Entramos en el primer grupo, es decir que esperamos a que arrivaran los tres Placebos desde dentro de la tienda de discos, pocos nervios, me sentía un tanto aliviada.

Al único que vi llegar fue a Stef y se lo debo a su estatura, cuando me preguntan cómo fue la firma de discos siempre respondo: ‘ágil’ sé que es un calificativo frío que no refleja entusiasmo pero así fue, rápida, como suelen ser, segundos en los que te enfrentas a la carne y huesos de quienes te hacen formarte horas, segundos que nunca bastan pero que siempre recuerdas. Los míos se conformaron de un saludo a Steve con ambas manos, estreché su mano derecha con un fervor que apelaba a sacarme de mi letargo, sólo pude soltarla para permitir que me firmara, apenas recuerdo si le dije un ‘gracias’.

Para cuando estuve frente a Molko, quise tener una mirada que atravesara los lentes oscuros, pero de vuelta a la realidad, apenas pude articular en mi inseguro inglés que el concierto acústico de horas antes habías estado fucking great, ja, con una media sonrisa me agradeció y se despidió. Si me faltó mirarle los ojos a Molko, Stefan compensó todo, la mirada de ese hombre mata y muchos me lo pueden confirmar, no pude decir nada, cuando él me dijo adiós respondí que nos veíamos en Guadalajara, sí, la emoción siempre me hace responsable de frases sin sentido. ¡Qué le importa a Stef si voy o no a Guadalajara! pensé enseguida y salí felizmente avergonzada.

Afuera mirando unos a otros los autógrafos, tomando fotos, y contando lo acontecido. Así se fue el lunes, yo con entera satisfacción pero con la incertidumbre sobre el viaje a Guadalajara, todavía no se resolvía el asunto. Otra vez las calles, los automóviles, el metro, la gente, mi casa, mi cama, la sensación de completa gloria, ya estaba medicada y el tratamiento se extendía lo que restaba de la semana.

...

Wednesday, November 15, 2006

No más.

Ahora tengo que ser yo fingiendo que me importas nada, la verdad es que te he soñado dos que tres veces y cada que cierro los ojos deseo que vuelva a suceder. He temido por el día en que te encuentre, más por ti que por mi, sé que no puedo esconder lo que provocas así no queda más que devolverte lo que das, seguro así estaremos bien.

He estado curada por algún tiempo y puedo asegurar que he dicho adiós a las heridas que me provoqué en tu nombre. Como todo recuerdo te apareces disperso, y sé que un día te daré la razón: el tiempo lo borra todo, maldito cliché que ruega ser verdad.

Monday, November 13, 2006

Awwww

http://www.youtube.com/watch?v=VZHO0SBWPq4

Friday, September 15, 2006

It's All Over But The Crying


Everything you think you know baby is wrong
and everything you think you had baby is gone
certain things turn ugly when you think too hard
and nagging little thoughts change into things you can’t turn off
everything you think you know baby is wrong

It’s all over but the crying fade to black i’m sick of trying
took too much and now i’m done
it’s all over but the crying

Do you really think i’m made of stone baby?
c’mon!
that we only love the things we own?
baby you’re wrong

Certain things just happen when you make no plans
and love can really tear you up and it can break you down
everything you think you know baby is wrong
it’s all over but the crying
fade to black i’m sick of trying
took too much and now i’m done
it’s all over but the crying

Baby we’re done

If i could i would i’d change everything
cause i can’t forget you though you don’t believe me
now i can’t walk back
i can’t leave behind
where does it go all the light that we had?
everything you think you know baby is wrong
and everything you think you had baby is gone baby we’re done
[..Y me dices que no sientes nada cuando la que tenía que decírtelo era yo]

Your Lips Rewrite History

Volvería a beber de la tibieza de tus labios, volvería a arrojarme a tus instante de desatino, volvería a cobijarme en las excusas y los miedos. Hoy lo esperé a cada momento, quise que con tus brazos hicieras de nuevo que esas dudas mías volaran, se fueran, quise que tomaras mis manos, necesité en cada suspiro un aviso de tu deseo, no hubo eso, no lo hubo. Y sigo con las dudas, porque me convencí de no amarte, siquiera sentirte, me entregué a la idea de disfrutarte así, sin condiciones ni ataduras, pero esta libertad me mata ahora y teniendo la opción de engañarnos y pensarnos uno solo, decido morir con las alas extendidas, a la espera de tu tacto, de tus miradas, tus desplantes y eternas, falsas pero hermosas promesas.
Y te espero sin esperarte más. Porque fue tu boca la que reescribió mi historia, nada más.

Thursday, June 22, 2006

Así


Puedo desfiar al viento
A las voces que claman por cordura,
A las manos que piden más de tí,
Al susurro agresivo de tu recuerdo...
Puedo desafiar a mi ego,
Perderme en tus memorias,
Desearte por centímetro y
aliviar mi soledad en el tacto de tu ausencia
Puedo, mas no puedo desafiar a los cristales de tu alma
Me veo y te veo entero
Somos Tú y yo
No son respuestas lo que exigo,
sólo tenerte, así, así.
From The Button Of My Little Blacky
Heart

Tuesday, March 28, 2006

...

Algo entre impotencia y odio, odié tu gesto cuando creíste que podías decidir por mi, no te corresponde pensar siquiera si debo o no desear cada centímetro de tí, ahorra tus esfuerzos que yo decido cuando dejo esto... Hoy te odio particularmente, hoy te deseo lo peor (Aunque sería ideal compartir contigo tus momentos de catástrofe), será mejor que pienses lo que dices en doble intención, será mejor que te calles y dejes de aparentar, será mejor que comprendas que nadie más...No, nadie más es víctima de lo que provocas...

Sí, me he aventado un viaje al deplorable mundo de la resignación forzada, me siento con ganas de mandar todo a la chingada (donde sea que ésta sea pero que suena lejos lejos), y sigo sin saber qué me pasa contigo, sigo sin entender nada o algo, sigo sumergida en ese hoyo maldito, pensaba que el tiempo hará su papel y soplará en mi mente y poquito a poquito te llevará con él, ese día, cómo deseo que llegue ya.

¿Y Mientras? ¿Me sigo complicando la vida pensándote? Dedicándote ridículas frases que luchan entre lo buena y lo mala que me haces see, ya no sé, ya no sé, (si alguna vez supuse saberlo...) Ya no sé, todo se limita a sentirte y a sentirme... no mal ni bien, esto es nuevo ¿entiendes? no le he encontrado una razón y telo más seguro es que nunca llegue...

Tuesday, February 21, 2006

Dime

No te pido el universo, ni siquiera el tuyo propio, no te quiero para mí, te quiero así.

Tengo mis ventajas, contemplar la eternidad a tus espaladas, mirar la noche y sus estrellas como escenario de un corazón a distancia, impotente y basto de odio, un corazón hasta el borde de anhelos quebrantados.

Sólo dime que te bastas, que no la necesitas más o dime que te ha mirado a los ojos con por lo menos una parte del amor que yo te guardo en el más cobarde de los silencios, dímelo, que aunque dejes mi alma hecha pedazos, yo recogeré las piezas para dejarte ir a dónde sea que tengas que hacerlo.

Estoy segura de que podré regalarte la más amarga de mis sonrisas, compartir mi tristeza disfrazada con la felicidad que irradies gracias al beso de ese alguien que no lleva mi nombre.

Dime que te ama o dime mejor que tú no lo haces más.

(Y todavía no sé si es amor)